Menopausia, ¿Cómo afecta a nuestra salud dental?

Durante la menopausia se producen cambios vitales que afectan directamente a la cavidad oral y por eso es necesario mantener una buena higiene bucodental y acudir a revisiones para tratar los problemas típicos de cada edad y situación.

La salud oral en esta etapa es más vulnerable ya que hay un menor aporte o usencia de estrógenos debido a la disminución de actividad de los ovarios, el síntoma general más común son las asfixias, también puede aparecer osteoporosis, crisis hipertensivas, alteraciones urológicas y psicológicas.
Este descenso de hormonas se manifiesta en boca a nivel de encías, mucosa y hueso.


Patologías bucodentales más frecuentes:

Síndrome de la boca ardiente:

Sensación de quemazón/ardor doloroso en la lengua. Se presenta más frecuentemente en mujeres posmenopáusicas.

Xerostomía (boca seca):

Debido a una disminución del flujo salival por atrofia de las glándulas salivales. Esto reduce la calidad de vida de las pacientes, reduciendo la capacidad del gusto, dificultando el habla, deglución y masticación.

Gingivitis descamativa:

La encía se inflama y adquiere un color rojo intenso, que sangra fácilmente y es dolorosa, este dolor se debe a la separación de las capas externas de las encías dejando al descubierto las terminaciones nerviosas.

De no ser tratada, puede ocasionar un problema más grave de periodontitis que se acentúa con la afectación que se produce en los huesos en esta etapa y en ocasiones termina con la caída de los dientes.

Con la gingivitis, también aumenta el riesgo de padecer caries radiculares, ya que la zona de la raíz del diente deja de estar protegida por que la encía se retrae.

 

Problemas de la articulación temporomandibular (ATM):

Usamos esta articulación para abrir y cerrar la boca, en la menopausia se pueden presentar complicaciones como los chasquidos de apertura, dolor a nivel del oído o cefaleas, por la osteoporosis.
Deterioro dental

Los dientes pierden brillo y  ganan opacidad a la vez que se amarillean. También se pueden apiñar y derivar en malposiciones dentarias.

 

Medidas de prevención y tratamiento:

  • Enriquecer nuestra dieta con aquellos alimentos que contienen vitamina A, E y C que fortalecen la piel y las mucosas.
  • Usar pasta de dientes que tengan un índice de abrasividad bajo o medio para evitar un mayor desgaste dentario.
  • Cuando se trata del cepillo, conviene optar por los que tienen filamentos de nylon y poliamida con puntas redondeadas porque no daña el esmalte en lugar de los que son de poliéster.
  • Se recomienda no fumar ya que favorece la xerostomía.
  • Acudir con regularidad al dentista, ya que de detectarlo, podrían usarse saliva artificial y sialogogos (sustancias acidas que favorecen la salivación) o a su médico de cabecera que estimándolo conveniente podría recetarle sustitutivos hormonales. El dentista también valorará el estado de la ATM por si fuera necesario colocar una férula.
  • Rutina de higiene bucodental correcta.

Por lo tanto desde nuestra clínica dental recomendamos además de una buena higiene oral acudir a revisiones en esta etapa para evitar o minimizar las posibles complicaciones bucodentales.

[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario